19 de Noviembre

Queridos amigos:
Nos gustaría hablaros hoy de la complejidad del trabajo de campo, de los elementos a tener en cuenta y de sus ritmos lógicos. Es este un método que se viene practicando desde la antigüedad por parte de los agricultores que recibían esta sabiduría por herencia, pero algunos investigadores como la Dra. María Thun plasmaron sobre el papel toda esta ciencia, fruto de la observación de la Naturaleza.
La base de toda esta sabiduría está marcada por la planta (raíz, hoja, flor y fruto) y su relación con los elementos calor-luz, agua, tierra y aire que a su vez guardan también relación con los planetas, la luna y los distintos grupos de estrellas, junto al Sol y la propia Tierra. El objetivo de la agricultura Biodinámica es obtener una planta llena de fuerzas vitales y que todos los elementos nutricionales estén presentes para ser aportados al organismo humano no solo como alimento para el cuerpo físico, sino como un verdadero alimento etérico-vital, es decir, que como decía Hipócrates “que mi medicina sea mi alimento y que mi alimento sea mi medicina”.
Mas adelante os hablaremos entre las relaciones entre las distintas partes de las plantas y los distintos órganos del cuerpo humano.
Pasad un buen día y recibid un cordial saludo.
Marcos
PD: nuestras gallinas ya no ponen huevos y vamos a sustituirlas, si alguno está interesado en llevarse alguna, que por favor se ponga en contacto con nosotros.
Receta de la semana: Pencas con almendras
Ingredientes: 1 manojo de pencas, harina para rebozar, 2 huevos, 200gr de almendras, 1 cebolla tierna, 250cl caldo de ave, 100cl vino blanco, ½ limón, aceite de oliva, ½ cucharada de perejil picado y sal.
Preparación: Limpiar las pencas, eliminando bien las hebras. Cortarlas en rectángulos de unos 10cm y cocerlas durante 45 minutos en agua, en la que habremos diluido muy bien una cucharada de harina, el zumo de 1/2 limón y un poco de sal. Escurrirlas y dejar que se sequen muy bien, o secarlas con papel de cocina o un paño.
Hacemos la salsa. Para ello picamos la cebolleta y la rehogamos en un poco de aceite, añadimos las almendras crudas (salvo unas cuantas que dejaremos para decorar el plato al final). Cuando las almendras comiencen a dorarse echar el vino blanco y dejar cocer hasta que reduzca a la mitad, a continuación, añadir el caldo y dejar cocer 5 minutos a fuego lento. Triturar la salsa, colar, sazonar y reservar. Rebozar los cardos (harina y huevo) y freírlos en abundante aceite de oliva. Escurrirlos sobre papel absorbente. Echar un poco de salsa de almendras en el fondo de los platos en los que las vayas a servir, o en una fuente, y colocar encima los cardos, cubrir con un poco más de salsa y adornar con las almendras que habíamos reservado y un poco de perejil picado. Comer caliente.